Punta del Este y La Ceremonia al Sol en Casapueblo

Este año conocí Punta del Este en Uruguay, ya había estado anteriormente pero solo por unas pocas horas así que no aplica para decir que ya conocía.

En términos generales Punta del Este es una ciudad costera con mejores playas que las de la Costa Atlántica Argentina si las medimos en arena más blanca y fina, agua un poco más cálida y playas definitivamente más limpias, pero no alcanza la categoría de las playas de Brasil y está lejísimos de una playa del Caribe, pero estas comparaciones son siempre injustas porque una ciudad costera es mucho más que las playas.

Punta del Este tiene una infraestructura óptima en cuanto a servicios, una hotelería muy buena, no solo los 5* son buenos, en general la hotelería es buena y el servicio, la hospitalidad y la amabilidad de los uruguayos son el lado más remarcable de todo, y esto es autocrítica para nosotros argentinos. Puede ser que las mismas personas que en Buenos Aires te llevan puesto por el aire, estando en Punta del Este se comportan como los duques de Wellington?  Así es.

 

En síntesis se trata de un lugar muy agradable, de mucha tranquilidad y naturaleza y si me preguntan en persona les diré que funciona como club privado de gente a la que le fue muy bien en la vida y se nota desde que hacés la fila de embarque en aeroparque, ya la gente se va mirando a ver si conoce a alguien detrás de los lentes de sol, si tiene que saludarlo o si reconocen a algún famoso.

Esta misma actitud se repite en cada bar, parador o restaurante, en serio nunca había experimentado el hecho de que mucha gente al mismo tiempo esté tratando de reconocer a otras personas, era como un cocktail de bienvenida eterno y juro que no es una crítica, solo que me resultó raro el fenómeno.

A propósito de ida viajé con la hija de Susana sentada al lado mío, volví con el VP del Itaú a dos butacas y nunca vi tantas mucamas y niñeras viajando en business, sólo para dar cuenta de lo que les hablo.

Como casi todas las ciudades costeras de Sudamérica, Punta del Este tiene una oferta cultural bastante reducida -dije casi todas-, pero tiene un lugar donde me sentí muy a gusto y rodeada de arte y cultura: Casapueblo

Casapueblo está ubicada en Punta Ballena a unos 13 km de Punta, y fue originalmente casa de veraneo y taller del artista plástico Carlos Páez Vilaró, quien la describió como una “escultura habitable”.

Con el concepto de Casa de Hornero y sin planos, Páez Vilaró la construyó él mismo y tardó 36 años en terminarla con sus 13 pisos aterrazados que no tienen ni una sola línea recta. (salvo puertas y ventanas) Tanto en su interior como en su exterior el predominio del color blanco recuerda a las bellas casitas de Santorini.

Hoy está convertida en Hotel, Museo y Galería de Arte. Se pueden ver muchas de sus obras, hay algunas perlitas de otros pintores y se cuenta la historia de la vida del artista sin omitir el capítulo de la tragedia de los Andes que protagonizó su hijo Carlitos que afortunada y milagrosamente sobrevivió. Historia que no puedo recordar sin conmoverme una y otra y otra vez. .

La Ceremonia

Todas las tardes alrededor de las 18:30 llegan muchos visitantes, algunos en contingente para poder ver la Ceremonia al Sol en las terrazas de Casapueblo.

Se trata de el momento de la puesta del Sol hacia el Oeste, es decir el Sol se pone hasta que desaparece detrás del mar mientras que por los altoparlantes se escucha un poema que el propio Páez Vilaró grabó para la ocasión y que dura los exactos minutos que tarda el Sol en ocultarse en el Atlántico. Algunos tours incluyen copa de champagne y todo.

La verdad que es una idea creativa con muy poco y la experiencia es muy linda. Las vistas desde las terrazas y las palabras del poema hacen que el momento sea realmente emotivo y además se logran tomas del atardecer maravillosas. Vale la pena absolutamente, es un clásico de Punta del Este y no hay que dejar de hacerlo.

Casapueblo está abierto todo el año y la entrada sale unos 120 pesos argentinos, algo de 8 dólares – a Marzo de 2017-

Indispensable llevar anteojos de sol y si se puede gorro también, no es un tema menor, van a estar mirando al Sol 20 minutos, ojo con los ojos!

Acá les dejo el poema que se escucha en la Ceremonia. Gracias Mir por las fotos del poema!

En caso de que les interese pueden ahí mismo comprar cuadros, láminas y cerámicas del artista y otras artesanías muy pintorescas.

El gato no se vende

 

Por último la web oficial

 

NdR: Si alguien de la administración de Casapueblo lee esto les aconsejo y pido por favor que saquen los cuadros y otros objetos de arte de la luz del Sol y del calor si quieren que duren lo suficiente para que los puedan ver sus sus nietos y los nietos de sus nietos.

Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito
Invitame un café en cafecito.app

Leave a Reply to El Polaco Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *