Visita a Utrecht desde Amsterdam – Qué ver y qué hacer?

Esta visita es una excelente opción para aquellos viajeros que están de visita en Amsterdam y tienen la posibilidad de disponer de un día para la excursión.

Utrecht es una pintoresca ciudad ubicada en el centro de Holanda, si bien es pequeña en cantidad de pobladores, unos 350 mil, es la cuarta ciudad en importancia de los Países Bajos.

Como particularidad, Utrecht tiene la típica urbanización Holandesa y una riqueza arquitectónica histórica, industrial y social que vale la pena conocer.

Está a 45 km de Amsterdam y se llega en 25 minutos con tren desde la estación Amsterdam Centraal hasta Utrecht Centraal. El boleto cuesta unos 17 euros ida y vuelta y se compra en la estación sin problema. Otra opción válida es ir en bici y calculen 2 horas cada tramo, aunque es bastante, el viaje es también parte de la experiencia.

Por haber sido un centro religioso importante en el período medieval, muchas de las construcciones antiguas de Utrecht, tanto iglesias como residencias se han conservado y se pueden ver y recorrer.

En el casco antiguo se encuentra la Catedral de San Martín que fue construida antes de la Reforma Protestante y luego de la Reforma fue una Iglesia Protestante, y acá el dato interesante:

A simple vista se nota el carácter de la “Reforma” que constó de arrancar de cuajo y a fuerza de pico toda imagen que no se adecuara al culto, independientemente de su valor material o artístico, lo que se presenta a nuestros ojos como algo bastante violento en un lugar que debería ser un sitio de paz y espiritualidad, pero bueno, hay que entender la historia y es posible encontrar estos casos en los países reformistas.

El símbolo de la ciudad es la  Torre Dom. tiene 120 metros de altura. Es muy bella arquitectónicamente, fue construida en el 1300 y siempre que estés en Utrecht vas a escuchar las campanadas de la Torre.

Hay visitas guiadas que llegan hasta la parte superior y desde arriba se tienen muy buenas vistas de la ciudad.

Lo primero que encontramos al ingresar al casco antiguo es el Oudegracht o “Viejo canal” que divide a Utrecht a la mitad y que está lleno de bares y restaurantes pintorescos y movidas de todo tipo incluyendo paseos en bote bastante alocados, y acá hay que tener algo en cuenta: es una ciudad universitaria donde hay muchos jóvenes y mucho ambiente festivo y mucha buena onda en general.

 

Además de los bares tradicionales sobre el canal, también hay cantidad de carritos o chiringuitos que venden comida y bebida al paso que son muy buenos! Incluyendo las típicas papas fritas holandesas.

El casco histórico es muy pero muy bello, de estética medieval pero super limpio y prolijo y sobre todo muy acogedor, y la gente es súmamente amable y cordial.

Yendo de negocio en negocio nos quedábamos hablando con los dueños del local no menos de 15 minutos con cada uno porque, claro, te ven extranjero y te preguntan y de ahí en más te cuentan la historia familiar y quieren saber toda tu historia también.

Si pasa que están comiendo o tomando algo te convidan, y obvio que no les acepté nada por verguenza pero sirve para graficar lo cálidos que son.

 

Una anécdota nos pasó en un local de artículos de tocador que dimensiona el tema de lo amistoso de la gente allí: había un gato muy lindo en la puerta del local y se me ocurre sacarle una foto, viene el dueño del local que era un chico de 30 años y nos dice algo en holandés que obviamente no entendí y  pensé “se enojó porque le saqué una foto a su gato!” y al ver mi cara de susto, en inglés, nos pide si por favor le podíamos mandar la foto del gato por mail porque su gato era famoso. Se va para el fondo del local y trae un book de “Los gatos de Utrecht” en donde estaban todos los gatos de la ciudad por ubicación en el mapa, su nombre y su foto. Así de loco como suena, tiene un culto a los gatos y en cada local y restaurante hay uno y son todos lindos. Hasta tienen instagram

Ahí nos quedamos hablando un largo rato y por supuesto al llegar le mandamos la foto.

 

Si van un domingo, lo cual recomiendo, hay además una feria de gastronomía tanto regional como internacional. Así fue que terminamos comiendo chorizo frito portugués (bomba) y salames chilenos. Tienen opciones para todos los gustos.

Si les gusta la arquitectura pueden visitar la mondrianesca Casa Schroeder , que es un hito de las vanguardias arquitectónicas y patrimonio de la humanidad, y para los que les gustan los objetos de diseño Utrecht es una meca. Está lleno de locales de diseño desde los que son tipo “me llevo un recuerdito” hasta los más elaborados adornos y objetos para el hogar.

Entonces si están en Amsterdam y pueden reservar un día, no se lo pierdan. Esta no es una recomendación por recomendar y porque todo de viaje nos parece lindo, es en serio una visita que es muy enriquecedora y está muy cerca, es realmente para no perdérsela.

 

Ultimo tip

Si llegan temprano a la mañana y para las 2 de la tarde ya no saben qué más recorrer, la opción es ir a Gouda que está a 20 minutos en tren o directamente, como hice yo, ir hasta La Haya, que son unos 40 minutos y es muy interesante para conocer, y próximamente habrá post.

Lo que tiene que tener en cuenta es sacar el ticket de tren hasta la última estación a la que vayan y se pueden bajar en el medio las veces que quieran.

 

Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito
Invitame un café en cafecito.app

Leave a Reply to Raucho Bernard Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *