Comunicarse en otro país. No digas “Si”, di “Oui”

translation

Una de las cosas que aprendí viajando, y que por cierto me resulta muy entretenida, es a poder comunicarme incluso en idiomas de los cuales no tengo la menor idea.

Sucede que nosotros los argentinos tenemos la costumbre de querer hablar el idioma del otro, inclusive estando en nuestro propio país.

Será que somos buenos anfitriones y queremos que el otro no se sienta mal intentando comunicarse en un idioma que no conoce o tal vez que queremos hacerle creer al otro que podemos hablar cualquier idioma indistintamente.

La verdad que nos queda simpático intentar un portuñol o un cocoliche español con tonada italiana, pero hay que reconocer que pese al caradurismo al que recurrimos por naturaleza, le ponemos ganas a la hora de comunicarnos y que esto es algo que no se repite en sentido contrario, salvo rarísimas excepciones, nunca hicieron el esfuerzo de hablarme castellano ni siquiera extranjeros en nuestra tierra, será que arrancamos nosotros hablando el idioma del visitante y la conversación sigue así por inercia? Lo cierto es que rara vez el visitante propone que la conversación sea en idioma local.

SONY DSC

Como todos sabemos, si se sabe un poquito de inglés se zafa en la mayoría de los lugares, pero si se saben apenas algunas frases en el idioma original del lugar, las cosas cambian sustancialmente y es ahí donde se ve el real poder de la palabra, porque obviamente tu interlocutor sabe que sos extranjero y es por ello que  también sabe que estás haciendo un esfuerzo en saber aunque sea algo del idioma local y les puedo asegurar que es muy bien tomado en cuenta.

No hay que aprenderse más que cinco o seis frases de cortesía: saludar según la hora del día, si, no, gracias, por favor y muy bueno!

Con esto se arranca y luego pueden agregar algunas otras palabritas pero realmente tu interlocutor se va a sentir muy bien sabiendo que te tomaste el tiempo para aprender algo de su idioma y eso solito es la puerta de comunicación que se abre entre dos personas y por más bobo que suene, es tal cual.

Dictionary Series - Marketing: communication

Me pasó en países donde el idioma es cerrado y la gente ni les cuento y en donde la gente que atiende al público no tiene el mejor humor del mundo y tampoco paciencia.

Les juro que funciona en un 99% de los casos.

Dos cosas que les pueden ayudar:

Este sitio tiene mini diccionarios que se imprimen en un A4 y se doblan de manera muy práctica para tener en el bolsillo expresiones simples. Yo los he usado.

Además tenemos disponible el Google translate que no solo te traduce a cualquier idioma sino que también te da la pronunciación, lo que ayuda muchísimo porque entre un “buenas tardes” y un insulto a veces hay una consonante de diferencia.

DSC_0137

Para esto tener en cuenta que hay que tener conexión a internet, obviamente.

Si no lo habían hecho antes y tienen la posibilidad, háganlo y van a ver que tengo razón, que la gente es muchísimo más amable y su predisposición incrementa notablemente cuando sabe que el otro hizo el esfuerzo primero y se interesa en su idioma, que es lo mismo que  interesarse en su cultura lo que supone un gran honor para la mayoría de las personas.

Obviamente existe el 1%, pero contra ellos no hay nada que hacer.

Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito
Invitame un café en cafecito.app

Leave a Reply to 10 Excusas para no viajar que no son excusas | Las Mil Millas Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *