Dos días en Liechtenstein

Liechtenstein

Qué cuernos fuiste a hacer a Liechtenstein?

Es lo que me preguntan todos.

En realidad nos quedaba de camino entre Alemania e Italia y fue uno de esos destinos “Por qué no?” Sería por cierto algo diferente y no teníamos muchas referencias más allá de que es un Principado, cosa bastante particular “en estos tiempos”, y que es bien conocido por ser un paraíso fiscal, cosa cada vez de moda “en estos tiempos”.

Castillo de Vaduz (Schlossvaduz)

Su historia está estrechamente relacionada con Alemania y Austria, en realidad carecía de territorios propios, cosa que le complicaba la soberanía a cualquiera ya que tenían un sistema absolutamente feudal, la tierra era de privados.

Durante la Segunda Guerra se mantuvo neutral, más cerca de Suiza que de Alemania, pero hubo algunos dineros de dudosa procedencia que fueron enviados al Eje tanto como para que no le bombardeen nada. Sabia decisión teniendo en cuenta todo.

DSC01945

En cuanto al perfil turístico lo primero que hay que decir es que Liechestein es muy pequeño, en una hora vas de una punta a la otra del país, o Principado, seamos correctos, y que está situado en el medio de los Alpes, así que el paisaje es lo más encantador que tiene, en realidad toda la zona alpina de Alemania, Austria y Suiza tiene unos paisajes realmente imponentes.

Castillo de Gutemberg en Balzers (Burg Gutenberg)

Una de las características que notamos al llegar es que todo es silencioso, no hay contaminación auditiva y además ellos tienen una norma que no permite tener las luces de las casas encendidas para que no haya tampoco contaminación lumínica, entonces sucede que por las noches las calles no solo son absolutamente silenciosas, sino que además son tremendamente oscuras, tanto que aunque está considerado como uno de los países más seguros del mundo, la oscuridad y el silencio son muy perturbadores.

DSC01937

Liechtenstein vive de dos cosas, el turismo y los servicios financieros, como esto último no me compete, en lo que concierne al turismo hay que decir que su principal atractivo son las pistas de sky y todo lo relativo a deportes de invierno, pero además tienen un gran fomento de la cultura: todos los días hay programas de conciertos, teatro, danza y galerías que se anuncian con folletos en hoteles y restaurantes.

En cuanto a centro urbano, es pintoresco pero sin pretensiones.

DSC01919

Turísticamente hablando, Lichtenstein se agota muy rápido pero sirve muy bien de centro de operaciones para conocer ciudades aledañas que son muy interesantes como Konstanz o Zurich.

La verdad me quedé con gusto a poco, pero creo que valió la pena principalmente por los paisajes y por la experiencia de estar en un país que se mueve con otros vectores y con una dinámica a la que no estamos acostumbrados. Somos muy latinos para tanto orden, sin embargo acá está mi homenaje Argentino en Lichtenstein

lija

Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito
Invitame un café en cafecito.app

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *