Atravesando Sudáfrica en auto

Escrito por Alfredo @quetool

Llegados al Aeropuerto Internacional de Pretoria (luego de un extenuante viaje, sobre todo si sos fumador como yo) empieza nuestra aventura Sudafricana.

Las impresiones que me llevo de estos 15 días son variopintas, pero fundamentalmente me quedo con una: Sudáfrica es MARAVILLOSA.

Pretoria

Es una de las tres capitales que tiene Sudáfrica, junto con Bloemfontein y Ciudad del Cabo, y en cada una de ellas se ejerce uno de los tres poderes (lo que se llama una verdadera separación de poderes), Ejecutivo, Judicial y Legislativo respectivamente.

Esta ciudad es también conocida como “La ciudad Jacarandá” debido a la cantidad de árboles Jacarandá traídos a la ciudad desde Sudamérica por un paisajista del cual no recuerdo el nombre y luego de un paseo por el Mandela Square, el Union Building y algunos de los tantos shoppings a la moda de esta ciudad salimos a conocer Johannesburgo.

pretoria1 pretoria2 pretoria3

Vale aclarar que justo una semana antes de viajar habíamos visto con mi novia Resto del Mundo, el programa de Iván de Pineda, que justo había estado por esta ciudad. De más está decir cuánto quedamos entusiasmados con el programa y los lugares visitados por Iván…. Peeeeero, como todas las cosas, uno tiene que ver con sus propios ojos y una semana después de dicho programa descubrimos la magia de los programas televisivos en mostrarte “una realidad distinta a la que es”, y aquí va la mía (Iván no te enojes)

Johannesburgo

Es, para decirlo en una sola palabra: Caos. Nunca antes había visto nada parecido, ni si quiera en los lugares más recónditos de Capital Federal. No deja de tener sus encantos, claro, por ser algo nunca antes visto, pero la suciedad, el tránsito caótico y la enorme cantidad de casas tomadas luego del Apartheid, hacen de esta una ciudad única, y si sos novato al volante, sobretodo manejando del lado “equivocado” (recordamos que aquí se maneja del lado derecho), no vas a querer adentrarte demasiado en la ciudad (MENOS DE NOCHE!!)

johanes1 johanes2 johanes3

La particularidad más asombrosa de esta ciudad es que EL PEATON NO RESPETA AL CONDUCTOR! Si, leíste bien, en esta bizarra ciudad será el peatón el que no te dejará pasar con tu auto, verás gente caminando literalmente por la calle como pancho por su casa, ya sea que vendan o compren algo, y no será fácil salir de ella. Los bocinazos de las bombies/taxies típicas de toda Sudáfrica te desconcertarán inicialmente al borde del brote psicótico, pero luego de un rato uno se habitúa.

Terminado el pequeño “tour” informativo por Johannesburgo y Pretoria, empezamos nuestra aventura hacia Ciudad del Cabo con nuestro auto alquilado (un Chevrolet Aveo si mal no recuerdo)

Info útil para manejar

Alquiler de Automóvil: Los más económicos (que no dejan de ser un excelente auto) se consiguen por unos 300 / 400 rands por día, pero hay de todo tipo y hasta con chofer incluido! Consideren también una franquicia para el seguro OBLIGATORIO de unos 7000 rands. 100 Rands son 7 dolares.

Advertencia: Saquen el carnet internacional antes de ir a Sudáfrica, puede que tengan la mala suerte que se lo pidan.

Sugerencia: Tengan precaución, si es posible,  de salir a practicar conducción, yo lo he hecho gracias a la insistencia de mi viejo, les puedo asegurar que lo necesitan. Como ya he mencionado, aquí es todo al revés y las peculiares normas de tránsito pueden ser un juego mental a la hora de salir a la calle.

Ejemplo 1: La posición del volante es totalmente desconcertante la primera vez, querrán agarrar la palanca de cambio con la mano derecha y lo único que encontrarán será la manivela levantavidrios (no es aconsejable meter los cambios con ella :P)

Una vez encontrada la palanca de cambios en la mano izquierda, meter los cambios resultará atípico. (Por suerte manejo desde que soy chico y no me costó más de un día agarrarle la mano, pero la practica hace al maestro)

Ejemplo 2: Al llegar a una rotonda querrán hacerla en sentido antihorario. ERROR! El sentido es horario y van entrando desde las calles a su derecha. Una particular norma de transito TACITA (porque ningún cartel lo indica) que existe en Sudáfrica es que cuando una rotonda está particularmente congestionada, la gente respeta lo que para un informático como yo sería algo así como un multiplexor, es decir, van ingresando a la rotonda DE A UNO por vez, y SOLO UNO POR VEZ, solo cuando llega vuestro turno es cuando deben hacerlo.

De la misma manera funcionan los cruces SIN semáforos y en donde las 4 calle que se cruzan tienen Stop. Los autos cruzan de a uno por vez, con precedencia de horaria. Una vez más esta es una norma tácita a tener en cuenta, aunque está señalizada con un cartel de “STOP 4”. De la misma manera verán STOP 3 (3 bocacalles) y STOP 2 (dos bocacalles).

COMENCEMOS!

9 personas y 2 autos cargados (discusiones típicas incluidas), salimos hacia nuestra primera parada, la hermosísima ciudad de Kimberley. Antigua ciudad minera que aún mantiene perfectamente conservado lo que alguna vez fue el asentamiento de mineros durante la fiebre del diamante luego de que se hallara un diamante de 83,5 quilates y que derivó en la excavación de lo que se conoce como The Big Hole.

kimberley1 kimberley2

Luego de una parada de una noche en Kimberley empezamos nuestro camino a través del desierto del Karoo hasta la maravillosa Boggoms Bay.

Ármense de paciencia porque si hay algo aburrido es manejar kilómetros y kilómetros a través de un desierto, no obstante ello, las pocas estaciones de servicio que encontraran estarán perfectamente equipadas (hasta con postnet! Si, en el medio de la nada!) y aprovisionadas, y sobre todo con baños limpios!

Eso es algo que me llamó la atención (tal vez acostumbrado a Argentina), no importa cuán remota sea el área de servicio en la que pares, en ella encontrarás lo que necesites (sobre todo fresco, considerando que ya en Octubre, un día de sol pleno llega a los 40-41 grados) y los baños estarán siempre limpios. Por cierto, el Biltong, la carne seca estilo sudafricana, es una excelente distracción si se les acabó el agua para el mate.

desierto

Cuando dejemos buena parte del desierto atrás y empecemos a ver un paisaje mucho más verde, sabremos que nos estamos acercando a la costa y a nuestro destino, Boggoms Bay (o Boggomsbaai en holandés, recordemos que Sudáfrica fue colonizada en gran parte por holandeses luego de la llegada de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales).

Este por de más tranquilo poblado sobre las costas del Océano Indico es el lugar predilecto de retiro para escritores en donde pueden encontrar toda la inspiración que necesiten.

Es un poblado que parecerá suspendido en el tiempo, sugestivo, sin luces públicas y con casitas estilo rústico muy separadas entre ellas aunque sin ninguna división perimetral.

boggoms

En la ruta prestar particular atención a los carteles de animales sueltos, no tanto porque efectivamente los haya, que si los hay, sino por la diversidad de ellos. Particularmente en Boggoms Bay hemos encontrado muchas tortugas, lo que no es usual, y también algunos otros animales. Si pueden, saquen fotos, pero si van demasiado rápido y se topan con una familia de monos al costado de la ruta, lo único que van a poder sacar es una foto corrida y una pequeña mancha de lo que debería ser un integrante de la misma, como le pasó a mi novia 😛 (en su defensa, le avisé demasiado tarde!)

En las autopistas, el tránsito pesado va por el carril izquierdo, así que, si como buen argentino se encuentran tocándole bocina a un camión porque creen que no se esté corriendo, no se asombren si el camionero los putea, él  está yendo por el lado correcto.

Una particularidad en esta situación es que, para empezar casi todas las rutas tienen un buen porcentaje de banquina, por lo que si se encuentran en una ruta de una sola mano, lo más probable es que el camión se corra un rato a la banquina para que lo pasen. (Bien ahí!)

Como no quiero ahondar en detalles paisajísticos, aunque ciertamente los hay en abundancia y por demás de maravillosos, haré un pequeño resumen de aquí a Ciudad del Cabo.

Ya en la costa, camino desde Bogamos Bay a Gordon’s Bay, el paisaje es otra cosa con su particular vegetación y una inmensa cantidad de viñedos perfectos y extremadamente curados a los costados de la ruta, nos tenemos que parar unos cuantos minutos por trabajos en curso, algo constante en las rutas sudafricanas, y no desaprovechamos la oportunidad de admirar el paisaje (y fumar un puchito, por qué no?)

pucho pucho2

Un poco más adelante nos encontramos en Hermanus, una ciudad hermosísima, por momentos similar a Monte Carlo (Mónaco) y la limpieza y la prolijidad están a la orden del día.

hermanus1 hermanus2

Pasamos por Betty’s Bay para visitar a los famosos pingüinos africanos (si, los de la peli Madagascar, aunque estos eran más mansitos) y llegados ya a Gordon’s Bay, nos encontramos con un poblado regido a las orillas del False Bay y desarrollado en altura, enfrente se observa la península del Cabo de Buena Esperanza y la vista que nos regala el lugar es inspiradora.

Aquí nos paramos algunas noches para poder recorrer todo lo que es la península del Cabo de Buena Esperanza, incluida Ciudad del Cabo que, por cierto, todo el camino peninsular hasta el Cabo es de una belleza increíble, con rutas que pasan literalmente sobre la arena.

Bettys Bay

Bettys Bay

Gordon's Bay

Gordon’s Bay

Ciudad del Cabo es extremadamente bella y cosmopolita, abrazada por la Table Mountain, a la cual es posible ascender a través de una aerovía y caracterizada por la Lion´s Head a la cual, cada vez que hay luna llena, habitantes y turistas se aventuran en una escalada de una hora para apreciar la vista de la luna reflejada en el mar.

Ciudad del Cabo (como toda Sudáfrica calculo) tiene la particularidad de que el Océano es mucho más frío en verano que en invierno, debido al derretimiento de los hielos árticos y, sin exagerar y habiendo intentando meternos, puedo decir que el agua estaba casi literalmente congelada. Nos costó unos cuantos minutos mojarnos completamente, y blanquitos como yo estuvimos al borde del paro cardiaco. Más allá de eso, hay demasiadas cosas para hacer y ver en esta ciudad que no cabrían en este post, desde el hermoso jardín botánico hasta el puerto, unos de los más grandes y más transitados de África. Paseos de compras y tipicidades, safaris y una actividad culinaria única.

cabo1 cabo2 cabo3 cabo4

En una posible segunda entrega, Cabo de Buena Esperanza, camino de regreso y Safari en la reserva de Pilanesberg!

mapa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *