La horrible verdad escondida detrás de “La vida secreta de Walter Mitty”

Texto Original:  Derek Murphy – Todos los derechos reservados –

Traducción y Edición: Gimena Río Mezzadri

Aparentemente, “La vida secreta de Walter Mitty” es una película  de valores indiscutibles.

Trata de la vida de un  aburrido editor fotográfico que sueña con tener grandes aventuras pero que en realidad es demasiado miedoso y se siente socialmente incómodo para emprender cualquier cosa.

Walter ha sido burlado, ignorado y encajonado en todos los aspectos de su vida.

Además, tiene el deber de mantener a su su madre y a su hermana, deber que le ha sido asignado luego de la repentina muerte de su padre.

Cuando un problema lo golpea, el negativo de una foto, la elegida para ser la tapa de la última edición de la Revista Life para la cual trabaja, se pierde, Walter decide ir a buscarla y en esa búsqueda  recorre el mundo y, de hecho, disfruta de increíbles aventuras: desde de ataques de tiburones en Groenlandia a erupciones volcánicas en Islandia o conocer leopardos de las nieves en Afganistán.

Finalmente Walter se encuentra con su “Otro yo – gurú”, el famoso fotógrafo y dueño de la tan buscada foto Sean O’Connell, quien le enseña cómo vivir en el momento mediante lo que él llama la “apreciación pura”, esto es: Los momentos perfectos necesitan ser apreciados plenamente, conscientemente y deliberadamente”,  no pensando solamente en capturarlo fotográficamente.

Sucede que Sean (spoiler alert o si no la viste no sigas leyendo) ya le había enviado la foto a Walter. La  había puesto en una billetera y se la había enviado a Walter de regalo, pero Walter al momento de recibir la billetera, antes de emprender el viaje, la había tirado a la basura.

Así que, al igual que en El Alquimista de Paulo Coelho, la enseñanza que nos deja es que lo que realmente necesitás es lo que ya tenés, sólo necesitas aprender a verlo más de cerca, es decir: No necesitas viajar alrededor del mundo porque ya tenías lo que querías todo el tiempo.

Afortunadamente, su madre había guardado la billetera y finalmente Walter se encuentra con el negativo.

Con estas enseñanzas y el negativo en la mano Walter es capaz de enfrentar a su jefe luciendo una barba que simboliza su nueva masculinidad, seguridad y poder, y así devolver la foto y ser el héroe del día.

La película termina con el descubrimiento de que la foto era en realidad una foto de Walter en su trabajo, como un homenaje a los trabajadores que hicieron posible la Revista Life.

Walter y su chica se toman de las manos y caminan hacia la cámara, para un final con sabor agridulce, por un lado mostrando cuánto ha crecido su confianza luego de semejante aventura, pero por otro lado que ya no tiene ningún otro lugar a donde ir.

La deprimente conclusión que se esconde a simple vista

Parte de lo que hace tan aburrido a Walter es que mantiene un meticuloso control de sus finanzas, un hábito que no abandona estando en Islandia aunque luego parece tener una experiencia de conversión o despertar espiritual: Algunos objetos comienzan a molestarle, por ejemplo la superficial imagen de una cadena de comidas, la cual resulta ser su primer trabajo, le hace dar cuenta de que trabajar por dinero y contar sistemáticamente todos sus gastos y ahorros es totalmente estúpido.

La vida entonces no se trata de tales preocupaciones financieras triviales, sino que se trata de aventura, sentimientos y relaciones.
Este mensaje se reafirma todo el tiempo en la película a través del lema de la Revista Life:

“Para ver las cosas a miles de kilómetros de distancia, cosas ocultas detrás de paredes y dentro de habitaciones, cosas peligrosas que se acercan, acercarse más aún, verlas y sorprenderse”.

“La vida secreta de Walter Mitty”  tiene forma de la “búsqueda de un héroe” en donde el protagonista inicia una aventura para aprender sobre sí mismo y vuelve renovado, potenciado, totalmente cambiado para siempre y amo de su propio universo, excepto por la conclusión de la película.

Walter acaba de ser despedido y está juntando sus cosas en una caja, es un desempleado y está sentado en una cafetería trabajando en su currículum vitae (que ahora enumera todas sus nuevas aventuras, las cuales podrían ayudarle a conseguir likes en las redes sociales, pero en realidad no le darán un trabajo).

A pesar de haber trabajado en la Revista Life durante mucho tiempo, su tarea es una rareza y su habilidad de procesamiento de negativos es poco probable que sea necesaria ahora que la fotografía es digital y puesto que nos ha mostrado sus finanzas durante toda la película sabemos que se gastó sus ahorros en su gratificante pero innecesario viaje.

Walter está quebrado, había pagado mucho dinero para mudar a su madre a un departamento más grande en donde le quepa su piano, pero al regresar del  viaje se ve obligado a venderlo!

Walter se disculpa con su familia por haberles fallado, sabía que era su responsabilidad como sostén de la familia, pero se equivocó y ya no tiene más dinero.

Es grandioso que Walter haya encontrado el amor y el sentido de la vida, pero qué es lo que va a hacer ahora? Con su CV en esta economía tendrá suerte si consigue trabajo en la vieja cadena de comida. Va a necesitar trabajar horas extras y si ahorra muy conscientemente puede que haga un viaje a un lugar exótico una vez al año, lo cual no es tan posible porque todavía mantiene a su familia.

En síntesis, Walter termina como la mayoría de las personas:

Atados a trabajos que no aman, fantaseando con aventuras que no pueden pagar y finalmente estancados en la vida.

Si no estás creando algo nuevo, eres reemplazable

Walter tuvo suerte en la película para, de alguna manera, causar una buena impresión en el fotógrafo Sean O’Connell.

Walter queda como un “socio” en el genio creativo de Sean al ayudarlo a mostrar su más inspiradora fotografía, esto le da a Walter un propósito y un significado. Excepto que no es realmente un socio. Walter es reemplazable.

El verdadero talento es Sean y por eso gana mucho dinero, tiene total libertad, poder absoluto, y realmente está viviendo su sueño.

La vida secreta de Walter Mitty parece decir “Hay más vida que esta, ve y vive tus sueños!” pero también te hace notar la triste verdad: No podés porque vivís cubriendo deudas y necesitas un trabajo fijo para vivir.

La última portada de la Revista Life con los “empleados normales” como Walter, quienes hicieron posible la publicación es doblemente triste porque también representa la pérdida de miles de trabajos cuando la revista cierre y todo su trabajo, sus creencias y compromiso, no importan para nada. Las identidades se vuelven irrelevantes y en el mundo real nunca nadie es recompensado con esa suerte como lo fue Walter.

En la película Walter decidió seguir por la vía de la moralidad al devolver el negativo perdido incluso luego de haber sido despedido, pero ese camino no le reditúa económicamente.

Cuando su jefe lo despide, Walter lo confronta y le dice “ Yo entiendo que usted tenga que hacer su trabajo, pero no tiene que ser cruel” En realidad debería haber dicho “Tengo la foto final de la portada, si la quiere deme 50 mil dólares”.

También podría haberse negado a hacerle el caldo gordo a un homenaje condescendiente por parte de la revista y romper el negativo (Me despides y me usas de ejemplo de cómo aprecias a tus empleados, incluso mientras estás despidiendo gente?)

La conclusión de la película parecería decir: “Deberías hacer una aventura bien corta, así vuelves pronto para seguir trabajando para quien sea tu jefe”.

No sean Walter Mitty, sean Sean O´Connell

Obvio que puedes tomarte mini vacaciones (aunque no estarás experimentando realmente otras culturas o lugares extranjeros si sólo haces recorridos turísticos habituales). Seguro que puede ser feliz a través de relaciones y recuerdos de experiencias pasadas, pero la rutina tarde o temprano adormecerá tus sentido, el trabajo desgasta tu alma y tener un jefe es emocionalmente agobiante.

Para vivir realmente la vida es necesario que tengas experiencias inesperadas y situaciones realmente desafiantes, y esto ocurre justamente cuando viajas a lugares que no conoces.

Walter Mitty por ejemplo utilizó sus habilidades como skater para impresionar a su chica y bajar una montaña, eso fue maravilloso, pero luego el viaje terminó y como dijimos, él estaba peor que cuando comenzó: Cuando la Revista Life cerró, Walter perdió todo.

Pero qué hay de Sean? Seguro encontrará una nueva revista con la que trabajar o editará un libro o de fotografía por su cuenta, o dará un curso de fotografía on line. Seguro seguirá persiguiendo con valentía a lo fantasmas del mundo, jugando al fútbol con los lugareños y teniendo una vida increíble, porque ha construido una plataforma exitosa alrededor de su nombre y su trabajo.

Es por esto que Walter no debería ser tu modelo a seguir. Renunciar a tu trabajo y gastar tus ahorros en un viaje no es una movida inteligente.

Lo que necesitas en cambio es desarrollar habilidades creativas, producir algo valioso que otras personas necesiten y aprecien, y luego hacer de eso un nombre para ti.

Fotografía, arte, escritura, enseñanza, coaching, diseño son algunas de las ideas de las que hablo.

De hecho en realidad no necesitas tener ninguna de esas habilidades pues puedes contratar a alguien para que lo haga por ti. Todo lo que necesitas es una idea.

No es difícil empezar un negocio y ganar la misma plata que ganas hoy en tu empleo mientras disfrutas de tu libertad y tus tiempos. Ojo, tampoco te vas a volver rico (a menos que trabajes muchísimo)

Una buena idea es hacer algo que sea escalable como impresiones de arte o libros, un producto que la gente pueda comprar y recibir sin tener que entregarlo físicamente y tener varios flujos de ingresos.

Cómo empezar a vivir la vida de tus sueños?

Todo comienza con una idea.

Crea un sitio web, explica tu idea y empieza a facturar. Esto te permite probar si tu idea es suficientemente buena para vender, también puedes empezar un proyecto tipo kickstart para testear la demanda, probablemente necesitarás hacer un prototipo para mostrar antes de salir a vender.

Sigue intentando hasta que hagas algo de plata, aunque sea 20 dólares. Una vez que tienes una idea por la cual alguien pague plata por ella puedes construirla, mejorarla, expandirla y sistematizarla de modo que puedas proyectar un ahorro, es entonces cuando puedes dejar de trabajar y centrarte en la construcción de otra cosa. Haciendo más y más cosas verás crecer tus ingresos cada vez más.

Puedes comenzar de mochilero en Tailandia y terminar viviendo en un crucero en Grecia, lo que no puedes hacer es llenar tus fantasías con películas inspiracionales como “La vida secreta de Walter Mitty”, de hecho si dedicas algo de tu tiempo libre y algo de la plata que utilizas en él tienes todo lo que necesitas para empezar.

Digamos que son 10 horas de tiempo  y 50 dólares por mes? Es suficiente para comenzar con un negocio que le dará a tu vida pasión, significado y propósito.

Emplea a alguien para que haga tarjetas personales y un header para tu website, contrata a alguien para que te haga un ebook, o hazlo tu mismo si eres capaz.

Con esas 10 horas al mes tendrás 120 horas al año, más que suficiente para encaminar un gran proyecto, y los ahorros de 600 dólares serán suficientes para hacer un lanzamiento bastante bueno.

Es cierto que tener éxito lleva mucho esfuerzo y tienes que estar dispuesto a hacerlo, pero piensa que la mayoría de las personas son demasiado cómodas o miedosas.

La mayoría de la gente son Walters.

 

No seas Walter, vive tu sueño!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *