Viaje al corazón de la cultura azteca

En la historia de las civilizaciones antiguas, la cultura azteca ha sido considerada una de las más fascinantes e interesantes de toda la humanidad gracias al enorme misticismo que caracterizaba a sus prácticas y a su forma de vida; y es que este poderoso imperio ha dejado una gran huella en la Tierra, basada en majestuosas edificaciones, importantes conocimientos sobre la naturaleza y sobre la vida en sí misma, además de otros aportes que resultan verdaderamente valiosos para quienes aún transitamos por este planeta.

Les propongo hacer un viaje al corazón de la cultura azteca para conocer los grandes misterios que giran en torno a esta civilización milenaria.

Un recorrido a través del fascinante imperio azteca

El imperio azteca existió entre los años 1325 y 1521, en lo que hoy se conoce como México, en la zona sur y centro de América central, y su capital era conocida como Tenochtitlan, lugar que hoy corresponde a la Ciudad de México.

En cuanto a su origen, se cree que la cultura de los aztecas estuvo muy influenciada por la de los olmecas, quienes habitaron la misma región hacia los años 1200 o 1500 a.C.

Sus principios fundamentales eran las fuerzas de la naturaleza: tierra, fuego, agua y viento, de manera que toda su vida estaba muy ligada a los elementos naturales, en especial sus construcciones, algunas de las cuales estaban dedicadas al sol y a la luna.

Los aztecas también tenían una religión propia, con diversos dioses a los que rendían culto, a veces hasta con sacrificios humanos, así como un idioma propio, llamado náhuatl. Además, eran gobernados por un emperador o rey, al que se conocía como Huey Tlatoani, quien era el encargado de decidir acerca de todos los aspectos de la vida en sociedad, incluyendo las creencias religiosas, el comercio, el ejército y la educación.

Fue bajo estos principios que este poderoso imperio llegó a florecer y a convertirse en uno de los más importantes en la historia del mundo. Sin embargo, tras la llegada de los españoles en el año 1521, el imperio llegó a su fin, quedando solo sus huellas en el tiempo.

Circuito turístico para adentrarse en la cultura azteca

Los aztecas forjaron su gran imperio levantando importantes e históricas ciudades que aún permanecen en pie, y hacerles una visita es la mejor manera de entender el carácter extraordinario de esta antiquísima cultura.

Teotihuacán

Esta ciudad es uno de los principales centros arqueológicos de todo el mundo y, según se cree, estuvo habitada desde el año 100 a.C. hasta el año 650 d.C. Se sabe que fue construida por una civilización anterior y que estaba en ruinas cuando los aztecas la encontraron, dándole el nombre de Teotihuacán o “Ciudad de los dioses”.

Teotihuacán

En su territorio se encuentran la Pirámide del Sol, considerada el mayor edificio de la ciudad y el segundo más grande de toda Mesoamérica, y la Pirámide de la Luna, una de las más antiguas de toda la zona.

Tlatelolco

Fundada por los tlatelolcas, antigua tribu mexica, esta es otra de las ciudades más importantes que pertenecieron a la civilización azteca. Allí tiene lugar el tianguis, o mercado al aire libre, más significativo de la zona y de toda Mesoamérica, en el que se llevaban a cabo importantes actividades comerciales.

Tlatelolco

Actualmente, solo quedan restos de la antigua ciudad y de sus edificaciones, que hoy conforman la zona arqueológica de Tlatelolco.

Cuicuilco

Esta es la zona arqueológica más antigua del Valle de México, y estuvo habitada entre los años 800 a.C. y 250 d.C. Sus pobladores eran contemporáneos con los olmecas y se vieron en la obligación de abandonar el territorio tras la erupción del Volcán Xitle, en el 250 d.C.

Cuicuilco

Fue en este lugar donde surgieron los primeros conocimientos acerca del calendario solar, y donde tienen lugar algunas imponentes edificaciones como la Pirámide de Cuicuilco o el Gran Basamento, considerada la primera gran estructura de piedra de la zona de Mesoamérica y el primer edificio diseñado para servir como Calendario de Horizonte.

Tenochtitlan

Tenochtitlan fue la capital del imperio mexica, por lo que es una de las principales ciudades que se debe visitar para conocer la cultura de los aztecas.

Fue fundada en el año 1325 en un islote del Lago de Texcoco, cuya ubicación actual es el centro de la Ciudad de México, y se dice que los fundadores decidieron erigir allí la ciudad porque vieron un águila posada sobre un nopal, la misma que hoy aparece en el escudo nacional de México.

Tenochtitlan

El acceso a la ciudad se hacía solo a través de pasos elevados independientes y llegó a ser nombrada la Venecia de América Central”, debido a que las personas iban en canoas a través de un laberinto de canales.

Sin embargo, en el año 1521, con la invasión de Hernán Cortés, toda la ciudad fue robada y saqueada, poniendo fin a todo su esplendor.

Malinalco

En un principio, se trató de un asentamiento del pueblo matlazinca que, más tarde, fue dominado por los aztecas.

Malinalco

En ese lugar, existe un importante santuario mexica labrado en la piedra del Cerro de los ídolos, un sitio en el que los aztecas celebraban la graduación de los guerreros Águila y Jaguar, y donde hoy se ubica la zona arqueológica Cuauhtinchan.

Pirámides de Xochicalco

Xochicalco es una zona arqueológica ubicada en Morelos, México, cuyo nombre en náhuatl significa “Lugar de la casa de las Flores”. Es considerado el lugar de culto y adoración al dios Quetzalcóatl, y así lo dejan ver algunas de sus edificaciones, como la Pirámide de la Serpiente Emplumada, en la que se observan estilizadas representaciones de la deidad.

Pirámides de Xochicalco

Además de este santuario, existen otros templos piramidales en el sitio, algunos temazcales y otras obras arquitectónicas de interés.

Manzanillo

Durante la época precolombina, esta ciudad recibió el nombre de Cozcatlán, que en náhuatl significa “Lugar de joyas, collares, gargantillas” o “Donde se hacen collares”.

Aunque es poco lo que se sabe, se dice que los antepasados que allí se asentaron trabajaban la cerámica y se dedicaban a elaborar figuras y collares con conchas y caracoles.

Sin lugar a duda, la cultura azteca es una de las más sólidas y trascendentales en la historia de la humanidad, y visitar estas antiguas ciudades es una de las mejores formas de adentrarse en el corazón de esta civilización milenaria que ha dejado en el mundo una huella indeleble.

Gracias por la colaboración a https://mundoantiguo.net

Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito
Invitame un café en cafecito.app

Leave a Reply

Your email address will not be published.