Un día en Konstanz

Este es otro de esos paseos a ciudades fuera de los recorridos tradicionales pero que sin embargo despliega una actividad turística notable y sobre todo un gran peso histórico.

DSC02043

Konstanz es una pequeña ciudad del sur de Alemania. Se encuentra a la ribera del Lago Konstanz, está separada en dos  por el Rin y es frontera con Suiza y Austria.

Es mejor si les muestro un mapa:

Esta ciudad fue bautizada en honor al emperador Constantino I en el siglo I DC, es decir, tiene mucha historia en su espalda, y el dato no menor es que no tuvo ninguna consecuencia de la Segunda Guerra en términos de destrucción edilicio, por lo tanto se pueden ver construcciones medievales en perfecto estado de conservación.

Algunos de los datos históricos a tener en cuenta por ejemplo son:

El hecho de tener un paso sobre el Rin la convirtió en una ciudad estratégica entre los siglos X y XIV.

Barbarroja firmó La paz de Constanza con los Lombardos en 1183.

Entre 1414 y 1418 se firmó el Pacto de Constanza que reformó la iglesia, de hecho allí se eligió un Papa y esta circunstancia, entre otras cosas,  la convirtió en un gran centro religioso.

Patio del Rathaus

Patio del Rathaus

¿Cómo se llega?

Se puede llegar desde varias ciudades y países, por auto, tren, bus o barco.

Nosotros llegamos en auto desde Balzers, Liechtenstein y tardamos una hora y media, pero está a dos horas de Munich o de Stuttgart, una hora de Zurich y tres de Innsbruck, así que es un hermoso paseo si están por cualquiera de esos lugares.

DSC02045

¿Qué hay para ver?

Una de las mayores atracciones de Konstanz es el puerto y toda la marina. Allí se encuentra la famosa estatua de una dama giratoria llamada Imperia. Desde ese puerto se pueden tomar barcos que atraviesan el lago para ir a Suiza, o simplemente dar un paseo por el lago.

El centro de Konstanz es pequeño y se recorre en un par de horas. Se puede visitar la catedral de Nuestra Señora y su cripta, y las torres de Pulverturm y Rhein Torturm, que forman parte de la antigua muralla medieval.

DSC02026

Una visita para no perder es el Rosgartenmuseum Konstanz, donde llegamos de casualidad y también de casualidad llegamos en domingo que es el día gratuito. En el interior no se pueden sacar fotos así que lo que les puedo contar es que tiene un gran input de arte medieval que puede o no gustarte, en lo personal me aburre después de un rato, pero tiene una sala dedicada exclusivamente al nazismo en donde se pueden ver cosas que no vi en ningun museo del mundo, como prendas y utensilios originales, juguetes, libros, fotos y objetos de todo tipo que me dejaron sorprendida realmente ya que por lo general esas “cosas vergonzosas” los alemanes no suelen exhibirlas. Muy interesante.

DSC01983

Como les decía, esta ciudad está muy bien conservada y su arquitectura es una de las cosas que más me llamó la atención. Algunos edificios tienen siglos, sin embargo los edificios nuevos conservan el estilo arquitectónico típico Alemán.

Altstadt, ciudad antigua

Altstadt, ciudad antigua

Otra cosa que me llamó la atención para bien es que tienen una gran conciencia del espacio público y de los espacios verdes. Fuimos a un parque público que parecía privado. Un lugar recreativo para hacer actividades deportivas, juegos para niños y para grandes, y también todo tipo de deporte acuático que el lago permite.

Todo limpio, todo cuidado, todo prolijo, no le encontré un defecto porque hasta los baños públicos son un lujo.

DSC02089 DSC02088

Otra cosa importante de Konstanz es la gastronomía. Todos los bares tienen una oferta de tortas y confituras que están una mejor que la otra, y cuando te decidiste a entrar en un lugar te encontrás con un menú tan variado que te toma otro rato decidir qué probar.

Yo pedí una tarta de queso con cerezas que nunca olvidaré. Acá la foto.

DSC02012

Hasta hace 4 meses desconocía la existencia de Konstanz y fue mirando el mapa y opciones para pasar una tarde alrededor de Liechtenstein que la encontré, y la verdad que vale la pena hacerla conocer por las buenas opciones que brinda.

Pasamos un día inolvidable en un lugar tranquilo y bello, una ciudad que respira historia, arte y arquitectura. Fui sin esperar nada y me traje una experiencia sumamente gratificante.

Para eso también viajamos, o no?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *